• Georgios Meroussis

Porque los Empleados odian a sus Jefes – 2da. Parte


Aquí las seis últimas razones por las cuales los Empleados pueden odiar a sus Jefes:

6. No sabe de lo que le están hablando.

Usted no tiene que saber cómo hacer el trabajo de todos los empleados para ser un buen gerente. Sin embargo, usted tiene que entender lo suficiente acerca del trabajo para poder guiar a sus empleados.

Usted necesita comunicarse con el empleado a menudo lo suficientemente bien para saber cómo está progresando y cuáles son los desafíos que experimenta.

Tampoco se trata de que usted haga todo el trabajo ¿por qué? porque de hacerlo, le dará una razón más a sus empleados para que lo odien.

7. Se entromete en la vida personal de sus empleados y quiere que sólo estén disponibles para usted y el trabajo.

Usted no necesita saber todo acerca de la vida personal de sus empleados o colaboradores.

Recuerde que la vida personal es privada. Y si el empleado no quiere contarle lo que pasa fuera del trabajo, está en todo su derecho, y usted no puede obligarlo.

Si hay mucho trabajo y tienen que quedarse hasta tarde, haga un plan y un rol para que todos tengan descanso. Si no lo tiene hágalo de inmediato, porque si no lo hace, sus empleados lo odiarán.

Y tendrá mucha suerte si solo lo odian, en otros casos le renunciarán.

Los empleados quieren hacer y estar bien en el trabajo, pero también tienen innumerables responsabilidades en el hogar, la familia, los amigos, voluntariado, eventos deportivos y mucho más. Ofreciendo algo de flexibilidad, comprensión y, empatía, ganará su respeto.

8. No les da el crédito cuando les corresponde.

Los empleados gozan del reconocimiento y del crédito por sus logros. Les gusta tener jefes y compañeros que reconozcan y elogien su trabajo. No mencionar que la idea fue de Leticia o de Antonio es una omisión fatal que muy a menudo cometen los jefes.

Sus empleados pensarán que usted quiere quedar bien con la alta dirección, y tal vez lo haga pero, si en una junta de la alta dirección con los empleados mencionan que la idea fue suya, usted obtendrá el crédito por la idea y tal vez por el trabajo, pero ninguno de sus empleados le reconocerá, lejos de eso, quedarán sumamente molestos y, créame, lo odiarán.

9. Les da la espalda a sus empleados.

Cuando usted necesita que sus empleados se queden a laborar fuera de su horario, o cuando necesita que trabajen tiempo extra les pide apoyo o se los exige.

Pero cuando sus empleados necesitan apoyo de su parte (vacaciones, permisos, ausentarse antes de la hora de salida, llegar (por algún imprevisto) después de la hora de entrada), usted les da la espalda y se los niega.

10. Usted amenaza o acosa a sus empleados.

Amenazar y/o acosar (actualmente conocido como mobbing) es uno de los comportamientos más usado por jefes incompetentes (por llamarlos de alguna manera).

Y, a pesar de saber que por medio de acoso y/o amenazas, lo único que se consigue es, además de resentimiento hacia el jefe, baja productividad y el nulo cumplimiento de objetivos.

Y por supuesto sin olvidar que, al amenazar a sus empleados o colaboradores, usted les está dando una razón más para que le odien. Estos comportamientos son inaceptables en el trabajo, sin embargo, se producen a diario en las empresas y negocios, en todo el mundo.

11. Es usted un incongruente.

Para este punto, voy a usar un ejemplo muy sencillo pero que en las empresas y negocios se repite constantemente.

Decirles a sus empleados ¡no hagan esto o aquello porque en la empresa no está permitido! está bien si efectivamente el reglamento de trabajo así lo manifiesta.

Y seguramente en ese reglamento de trabajo aparece (y me atrevo a decir que con letra resaltada o negrita) el texto: “sin excepción”.

Pero si usted por ser «jefe» hace lo que prohíbe el reglamento, y cuando sus empleados se lo recriminan usted responde cínicamente: «yo puedo hacerlo porque soy el jefe». Esta usted siendo incongruente y por eso sus empleados y colaboradores lo odian.

12. No tiene planeación ni organización.

A nadie le gusta que llegue el jefe y exija (porque ni siquiera piden, exigen) las cosas diciendo: “me urge para ayer” o “me urge para ya”.

Peor aún, si lo hace a la hora de la salida. Los empleados tienen otras cosas que hacer y no están sólo a disposición de lo que al jefe se le ofrezca.

Así que, si en su empresa, área, departamento o negocio, usted no tiene planeación ni organización, (además del nivel de estrés que ahí se vive), sus empleados y colaboradores le van a odiar.

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo