• Georgios Meroussis

Porque los Empleados odian a sus Jefes – 1ra. Parte


Aquí las seis primeras razones por las cuales los Empleados pueden odiar a sus Jefes:

1. Usted no sabe lo que está haciendo.

¿Es usted competente en su trabajo? Esto es lo primero que sus empleados juzgaran ¿cómo? muy simple, al ver cómo gestiona usted al área y a ellos.

¿Se les proporciona el liderazgo que necesitan para tener éxito? ¿Es este el liderazgo, la dirección y gestión correcta, de tal manera que hace que sus empleados sepan el por qué está usted dentro de la organización?

La peor manifestación de no saber lo que está haciendo es dar a los empleados la información incorrecta y luego mentir al enfrentarse con la verdad.

También se demuestra la incompetencia cuando no se sabe dar instrucciones de manera que todo su personal las entienda, o al intentar transmitir alguna idea.

Ellos siempre van a atraparlo cuando usted no diga la verdad, pretenda saber lo que no sabe, o no revele la información que les hizo fallar. Resultado de todo lo anterior: van a odiarlo.

2. ¿Acostumbra usted a tratarlos irrespetuosamente?

Cuando demuestra una falta de respeto por los colaboradores o empleados, usted está lastimando sus sentimientos, la confianza en ellos mismos y su autoestima.

Además, si usted los trata mal y sin respeto, recuerde que cosecha lo que siembra. Los colaboradores o empleados son personas y las personas se mueven con base a sentimientos; no son máquinas.

¿Cuándo hace juntas con sus empleados, usted menosprecia sus ideas, hace caso omiso de sus aportes, y critica su manera de trabajar y su actuar? ¿Cuándo les llama la atención lo hace delante de los demás y los exhibe? ¿Los convoca a juntas de última hora sin tomar en cuenta sus compromisos? ¿Les niega vacaciones (que dicho sea de paso es un derecho) aún y cuando se las soliciten con anticipación? Si es así, entonces, es otra razón por la que sus empleados o colaboradores lo odian.

3. El asunto es todo sobre usted.

¿Es usted el centro del mundo de los empleados? ¿Todo comienza con usted y termina con usted?

¿Castiga a sus empleados por errores u objetivos incumplidos, o porque le hicieron quedar mal a usted? ¿Cuándo todo gira en torno al jefe y, si algo sale mal es culpa de los empleados, pero si sale bien es obra únicamente del jefe?

4. ¿Es usted un mentecato?

¿Solo ve por sus intereses personales? ¿Es irracional, egoísta, manipulador, o déspota en su comportamiento hacia su personal? ¿Pone a un empleado en contra de otro?

5. Usted no sabe administrar y gestionar empleados.

Los nuevos empleados, empleados en formación y desarrollo, y los empleados que cambian de área (para mejorar) y van a adquirir nuevas responsabilidades necesitan más orientación.

Pero, si usted no tiene la capacidad de ver sus necesidades, de enseñarles, de guiarlos y, en consecuencia, no cumplen con las expectativas que se tenían hacia ellos, entonces el problema es usted.

6. No sabe de lo que le están hablando.

Usted no tiene que saber cómo hacer el trabajo de todos los empleados para ser un buen gerente. Sin embargo, usted tiene que entender lo suficiente acerca del trabajo para poder guiar a sus empleados.

Usted necesita comunicarse con el empleado a menudo lo suficientemente bien para saber cómo está progresando y cuáles son los desafíos que experimenta.

Tampoco se trata de que usted haga todo el trabajo ¿por qué? porque de hacerlo, le dará una razón más a sus empleados para que lo odien.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo