• Georgios Meroussis

Hablemos de Defectos – 1ra. Parte


Los defectos son características que tienen una connotación negativa. En muchos casos, los defectos expresan la falta de una o varias cualidades. Estos los primeros 15 defectos más comunes:

1. Pereza

La pereza expresa un desinterés por los objetivos propios y ajenos y se manifiesta como una negligencia al momento de cumplir con ciertas obligaciones personales y laborales.

2. Temor al cambio

Si bien no todos los cambios son positivos, al tener temor de afrontar lo nuevo, las personas corren el riesgo de quedarse estancadas en términos personales, creativos, laborales, sociales, etc. Entender los cambios no significa estar de acuerdo con ellos, sino que se aceptarlos como parte de procesos aún mayores.

3. Torpeza

La torpeza es un defecto que puede expresarse de manera física (ser poco hábil con las manos, al hablar, etc.) o en términos emocionales, al desconocer cómo comportarse adecuadamente en una situación, por ejemplo.

4. Incompetencia

La falta de competencia no es un defecto en sí mismo, ya que es imposible ser competente en todas las áreas. Sin embargo, sí puede volverse un problema cuando se asumen tareas para las que no se está preparado, ya que se pueden cometer errores graves.

5. Desorganización

La ausencia de organización muchas veces está vinculada a la pereza, ya que existe un desinterés en planificar y ordenar. Una persona desorganizada difícilmente puede ser eficiente, ya que no sabe gestionar sus recursos para alcanzar sus objetivos.

6. Indiferencia

La falta de sensibilidad ante ciertas situaciones denota falta de solidaridad y empatía. La indiferencia es un defecto que tiene repercusiones en el colectivo, por lo tanto, es un factor desestabilizador para la convivencia ciudadana.

7. Crueldad

Cuando la ausencia de empatía genera dolor o hace daño a terceros, se convierte en crueldad. Al igual que la indiferencia, la crueldad es un obstáculo en la construcción de relaciones interpersonales y sociales sólidas y es un defecto que puede tener un importante impacto negativo en el entorno.

8. Radicalismo

La persona radical no da cabida a otro tipo de razonamiento que no sea aquello en lo que cree, aunque la evidencia demuestre que su punto de vista es inválido total o parcialmente.

9. Envidia

La envidia es una expresión de falta de confianza en los recursos propios. Quien es envidioso, simplemente desea lo que otros tienen porque se siente incapaz de conseguirlo por sí mismo, de allí que sea un defecto vinculado a la falta de autoestima.

10. Egocentrismo

El egocéntrico necesita que todo gire a su alrededor, por lo tanto, es posible que muestre otros defectos como indiferencia e incluso crueldad, con tal de atraer la atención. El egocentrismo impide el logro de objetivos comunes, ya que todo esfuerzo estará dirigido al logro individual.

11. Cinismo

El cinismo es un defecto propio de quienes ven la vida a y los demás con desfachatez y desconfianza. Precisamente por ello, se trata de personas en quienes resulta difícil confiar.

12. Ignorancia

El desconocimiento en sí mismo no es un defecto. Sin embargo, el ignorante carece de la humildad necesaria para aceptar que desconoce aquello sobre lo que se discute y, peor aún, puede contribuir a esparcir aquello que considera su verdad, aunque no tenga fundamentos.

13. Violencia

La violencia es un defecto que se puede expresar de forma individual o colectiva, y en ningún caso resulta conveniente en una sociedad civilizada. Por esto el comportamiento violento suele ser poco tolerado y severamente castigado en la mayoría de las legislaciones existentes.

14. Deshonestidad

La falta de transparencia genera desconfianza, pero además puede terminar por dañar a terceros, de allí que sea un defecto poco tolerado.

15. Imprudencia

El imprudente carece de una noción de oportunidad para decir y hacer las cosas, y dependiendo de la gravedad de sus acciones, puede hacerle daño a otro, aunque no haya sido su intención inicial.


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo