• Georgios Meroussis

Actitudes que perjudica, aquí algunos Ejemplos


El comprometido Juego de la Culpa y cada uno de sus Interpretes

Se trata de uno de los “juegos” de poder más mortífero que se pueden llevar a cabo en cada lazo de amistad que se tenga, como también en la familia o en cada interacción dentro del área laboral, sin duda alguna, es el poder de proyectar culpa.

Existen muchos tipos de llevar a cabo esas conductas. Ahora bien, la manera en que los han de responsabilizar de esas cosas y no de otras depende mucho del tipo de persona que esté usando la manipulación.

No es lo mismo el juego de poder que se lleva a cabo con toda pareja que, por ejemplo, ese que se pueda emplear algún familiar.

Se verá entonces varios tipos de esas “personas que transmiten culpa” y que se pueden hallar.

  1. Los Caritativos y Afectuosos “Te lo estoy mencionando porque te quiero y porque te deseo lo mejor del mundo, pero eso que haces no te conviene para nada y, aparte, estás descuidando lo más importante y a esas personas que se preocupan por ti”. - Pueden ver que ese tipo de verbalización posee un claro ejemplo de lo que sería el abuso emocional. - Se tratan de frases en el cual, por medio del cariño y el afecto, los están humillando y al mismo tiempo, les culpabilizan de la infelicidad o de la incomodidad con esas personas que los rodea. - Se trata de un tipo de conducta el cual son bastante comunes a nivel familiar. Toda culpa que los proyecta viene escoltada de ese “afecto” de alguien que es importante para la mayoría. Asimismo, al cargar un fuerte lazo, tan próximo con esa persona, el impacto se torna más fuerte y profundo.

  2. Esas personas que los Responsabilizan de Todo Si se llega a caer un vaso de vidrio es porque son torpes. Si a ellos se les quema la comida es porque ustedes lo habían entretenido mucho. - Existen personas que tienen ese tipo de don: la de ir responsabilizando a los demás de todo lo malo que pasa (y a ellos también). Es una manera lenta y progresiva de ir destruyendo lo que se debe intuir y pararlo lo antes posible.

  3. Esas personas que validan la Autoestima transformándolos en Torpes Marionetas “Bastante claro está que sin mí no puedes hacer nada, ¿acaso viste de qué forma has estropeado todo con solo palpar?” “Siempre andas metiendo la pata en todas las cosas que haces; comenzando desde hoy me ocuparé yo”. - En este ejemplo se muestra de manera directa lo que sería una relación tóxica y también una forma de dominación bastante especifica. - Quien logra ejercer el poder transmite sobre ustedes una culpa enorme y consigue ante todo poder validarse como individuo. - Lo logra al poder infravalorar cada acción, cada pensamiento, cada personalidad. En caso de que no se puedan posicionar, el avance es imparable.

  4. Esas personas que no Comprenden lo qué es Responsabilizarse de sus mismas Equivocaciones Están seguros de que asimismo han de conocer a más de un individuo con ese aspecto. Viven cometiendo equivocaciones, diversas imprudencias, originan significativos inconvenientes con la actitud, la conducta, etc. No obstante, son incapaz de poder responsabilizarse de cada acto. Peor todavía, en vez de asumir toda culpa, son expertos en proyectarlas sobre los otros.

  5. Esas personas que lo hacen por el Bien de Uno, “para instruir” Lograr que otras personas logren asumir las culpas ajenas es para varios, una manera en la que los demás puedan aprender a responsabilizarse y poder madurar. A continuación, los dejaré varios ejemplos, en este caso una empresa: - Imaginen a ese directivo el cual los han responsabilizado de todas las equivocaciones ocasionadas por otro y les “exige” arreglarlos. - Con el fin de justificarse, les recuerda que en una buena empresa todos deben tomar responsabilidad de todo inconveniente, porque de esa forma funcionan las cosas. - Pues ahora, piensen asimismo en esos papás que obligan al hermano mayor a responsabilizarse de las equivocaciones de los pequeños. “Tienen” encima de él toda culpa por ser el mayor, o por ser chico, o bien ser una chica. No es lo ideal. En todas las familias o en el ámbito laboral, toda persona tiene que ser consecuente de sus mismas acciones y cada responsabilidad que le corresponde. El culpar a otro solo por el error de uno o el descuido es una forma de estresar, de mermar toda autoestima de alguna persona en específico.

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo